¿POR DONDE EMPIEZO?

viernes, octubre 12, 2007

Fido



Como consecuencia de una nube de polvo espacial, los muertos han vuelto a la vida sembrando el terror en la pequeña ciudad de Willard. Claro que eso fue hace años, mucho antes de que una empresa llamada ZomCom inventara un collar para domesticar zombies transformándoles en sujetos útiles a la sociedad. Ahora todo esta 'controlado' y hasta Fido, el muerto doméstico de la familia Robinson, ha acabado convertido en el mejor amigo de Timmy, el pequeño de la casa.

El de los zombies ha sido siempre un género clásico dentro del cine de terror. No hace demasiado pudimos ser testigos de una pelicula que parodiaba de una forma magistral a este genero. Padre de grandes obras, pero a su vez fabrica de basura. El desesperar de los muertos (me niego a usar el título con el que llegó a España y que desvirtua completamente su esencia) Zombies Party cogia una a una las claves que han hecho tan especial a este género y las analizaba en clave de humor. Ahora llega Fido y analiza este fenómeno desde un punto de vista, hasta ahora inexplorado.

El cine de los no muertos es un genero a tener en cuenta, ya que permite elaborar productos de entretenimiento muy variados. Desde la casquería gratuita de litros y litros de sangre, hasta filmes más sesudos y que analizan temas como el miedo, la reacción de las masas, la dificultad de controlar enfermedades, etc. Sean del tipo que sean, los finales de este tipo de peliculas suelen ser de unos tipos muy concretos. Final incierto, en el que los protagonistas huyen con la esperanza de encontrar un lugar en el que vivir. Amenaza erradicada, por uno u otro motivo todo se soluciona. Extincion, finales que dan a entender que no hay nada que hacer y que en breve estaremos todos alimentandonos los unos de los otros.

El planteamiento de Fido va más alla: ¿que pasaría si, ante la imposibilidad de erradicar la amenaza optaramos por controlarla? Una vuelta más de tuerca al sueño americano. En esta pelicula vemos como los zombies se han convertido en dociles mascotas. Eso y enseñar al perro a hacer las tareas de la casa, segun este planteamiento, viene a ser lo mismo. Y es, por desgracia, el unico punto debil de la pelicula. Donde nos encontramos con un inicio magistral que augura una hora y media arto interesante y cargada de buen humor negro; con el paso de los minutos la historia empieza a hacerse previsible y se acaba convirtiendo en el hermano interesante de cualquier otra pelicula que tenga por protagonista a una mascota.

¿Es entonces Fido una pelicula obligada? Ni muchisimo menos. Pero si se trata de una opción muy interesante dentro del amplio abanico del entretenimiento que nos ofrece hoy día esta sociedad. Esa que viene de aquella que tan ácidamente nos muestra el film.

1 comentario:

Adrián dijo...

No está mal, pero acabó por resultarme un poco cansina (buen blog, por cierto).