¿POR DONDE EMPIEZO?

martes, agosto 14, 2007

Los 4 Fantásticos y Silver Surfer



La primera familia de superhéroes de Marvel, los Cuatro Fantásticos, se enfrentan a su mayor reto hasta la fecha cuando un enigmático heraldo intergaláctico, Estrella Plateada, llega a la Tierra para prepararla para su destrucción. Mientras Estrella Plateada recorre el mundo sembrando la destrucción, Reed, Sue, Johnny y Ben deben desentrañar el misterio de dicho personaje, y hacer frente al sorprendente regreso de su mortal enemigo el Doctor Muerte, antes de perder toda esperanza...

La gran ventaja de esta pelicula es que mejora a la anterior. El problema... que no ambiciona ni apuesta fuerte. La saga de la Primera Familia de Marvel parece que no termina de creer en si misma, ni en el potencial de los personajes. Y esto le pasa factura. Se ha corregido lo que fallaba como por ejemplo ese Doom metalico de la primera entrega pasa ahora a ser un auténtico Victor Von Muerte. Y es que esta rotación del personaje demuestra como, lo que de otra forma podría haber sido redondo en el episodio anterior, fue una enorme estupidez. Dicen que rectificar es de sabios.

Pese a que se ha corregido aquello que no funcionaba anteriormente, cosa que se agradece puesto que nos encontramos con una secuela al menos más entretenida. Como ya se ha comentado, parece que los guionistas tienen miedo de soltarse la melena. Dandonos las cosas con cuentagotas y en la medida justa. Y si hay algun personaje de tebeo que permite desmelenarse con ellos, esos son los 4 Fantásticos. Los efectos mejoran con la anterior de forma que asistimos por fin al verdadero trabajo de equipo de estos personajes. El problema es, una vez más, la falta de ambición de la película. Cuando llega la verdadera acción, al igual que en su predecesora, ya es tarde. Y es una verdadera lástima, porque el trabajo no va mal encaminado.

Durante la escasa hora y media de duración, podemos asistir a buenas ideas de guión que se quedan simplemente en esbozos en la pantalla. Timidos intentos de mostrar al "Super-Skrull" en la figura de Johnny Storm en lugar de centrarse en el propio personaje como villano de una posible secuela, el autentico Doom llega tarde, esconder a Galactus entre efectos de humo y luces, ciertas incongruencias sobre quién es más poderoso que quién... Pequeños detalles que podrían haber hecho que en lugar de una pelicula aceptable y entretenida, nos encontraramos ante una pelicula GRANDE, muy grande. Merece la pena al menos ver a un Silver Surfer imponente.

En definitiva, una pelicula entretenida, y es que parece que hoy día no le podemos pedir más a las peliculas de superhéroes... No todo va a ser como Batman Begins o Hellboy

2 comentarios:

Fali dijo...

A tomar por culo! Pues claro que es posible adaptar cómics al cine con obras de la talla de HB o Batman Begins (estoy deseando ver el cinematográfico The Dark Knight), lo que pasa es que, o hay muchos guionistas ineptos, o bastantes productores con retraso mental o el ansia de vender muñequitos es lo único que mueve a la industria del cine a adaptar tebeos. La llegada de Galactus no sólo es una de las obras maestras del cómic de Ci-Fi para adultos (como diría el profesor Marín Trechera), es el puto Fin del Mundo, joder. Galactus es Dios (¿os acordais de la "G" de su pecho? ¿alguien ha dicho "GOD"?), es Demonio, es todopoderoso, y sólo la pseudo-ciencia de unos Stan Lee y Jack Kirby apoteósicos consigue que El Devorador de Mundos se vaya. Aquí Galactus ni está escondido ni pollas en vinagre, es una puta mierda de tormenta con sus nubecitas y sus rayitos (pero sin lluvia, todo sea dicho), tan poderosa ella (la jodida tormenta, me refiero) que es capaz de uhm... ¿oscurecer la Tierra menos de un dia porque debe ir en usca de otro planeta que devor... digooo... ensombrecer? Pero, EHHH!, n'pasa nada! Que Silver Surfer, nuestro traducido Estela Plateada, Heraldo, Moisés, Jesucristo y Mahoma del señor de la gran "G", ése que le ha dado sus poderes (o, en este caso, su tabla, que con la de poderes que tiene debe ser de marca por lo menos...), se tira en plancha contra el reef que forma la tormenta y lo vence. Ni empates, ni destrucción de ambos ni sus tito de Galactus para un volveré que nunca se realizará ni nada... porque, encima, el nacido como Norrin Radd, sobrevive a su encuentro con su "hacedor"... y una mierda para él.
Lo único bueno de esto (y no es algo que nos vaya a quitar las penas a los fans exigentes, o tocapelotas, como yo) es que la MARVEL se estará "jinchando" ya de vender muñequitos de un Silver Surfer con su tabla de marca y de un Johnny Storm amorfo por tener la cabeza en llamas, una mano gigante de piedra y una polla que se estira pero que no le servirá para una mierda porque además será invisible.

Hala! Qué bien me he dequitado...

Alejandro dijo...

Muy buen comentario (cuidao con los spoilers!!!)